Primera impresión, lidermap

Dar una primera buena impresión en cuatro pasos

Four Businesspersons

Cabeza alta y ojos muy abiertos demostrando interés. De este modo, nadie se olvidará de ti. A partir de aquí, creemos saber lo básico para dar una buena impresión personal… O sea: pelo arreglado, maquillaje perfecto, un buen traje, higiene, sonrisa brillante y un fuerte apretón de manos. ¿Es esto suficiente? Podríamos decir que es lo mínimo… pero también es cierto que esto lo hace casi todo el mundo, por lo que, si queremos realmente destacar sobre el resto (en una primera impresión) está claro que tendremos que hacer algo más.

Aquí te dejamos cinco consejos que marcarán la diferencia entre ser admitido o rechazado… en los 90 segundos que tenemos para que nos juzguen.

  1. Respetarse a uno mismo

Las señales no verbales representan 55% de la comunicación. Se trata de cómo te manejas ti mismo. Evidentemente, tener un aspecto presentable es importante. Sin embargo, es el modo de actuar el que marca la diferencia. Esto quiere decir que será importante mostrar autoconfianza.

  1. Inteligencia

El contacto visual es el factor más importante. De acuerdo con un estudio hecho por la doctora Nora A Murphy (Loyala Marymount University; Los Angeles; EE UU), este tipo de contacto está directamente relacionado en cómo la gente percibe tu inteligencia. Saber cómo hacer contacto directo puede hacer toda la diferencia. Levanta las cejas y abre bien los ojos mientras conversas con alguien.

  1. Muéstrate agradable

Primera impresión, lidermap, coachingLa actitud es importante. La gente puede leerte rápido si tienes una mala actitud. Sonríele a las personas a la hora de conocerlas y no tenses el cuerpo. Da la mano firmemente, mantén los ojos abiertos para que la gente sepa que estás dando toda tu atención y haz la diferencia.

  1. Llega preparado a tu cita

Trabaja con profundidad las presentaciones, reducirás tu nivel de estrés y nerviosismo. Te empoderaras de tu proyecto. Podrás improvisar en cualquier lugar y en cualquier momento un discurso con la duración adecuada a las circunstancias y a los interlocutores.

  1. Haz escucha activa

No sólo se trata de escuchar lo que nuestro interlocutor está expresando con palabras -faltaría más-. También nos conviene escuchar los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo.

LIDERMAP

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *