Una oficina feliz es más que un buffet libre y una mesa de ping pong

Feliz en el trabajo Lidermap¿Una vida feliz? Evidente. Que uno busque ser lo más feliz posible en la vida no es nada nuevo. Si lo es -y de forma creciente- que las empresas busquen fomentar esa felicidad entre sus empleados. Programas de bienestar para sus trabajadores -o incentivos para que estos mejores su salud- están cada vez más presentes entre las tareas a realizar por los departamentos de Recursos Humanos (o de salud laboral de las empresas). Dichos programas de bienestar suelen cubrir todos los aspectos de la salud de sus empleados –físicas, mentales y sociales-… con éxitos más que evidentes. Por ejemplo, la compañía Johnson & Johnson, después de la puesta en marcha de uno de estos programas, ha conseguido un ahorro (estimado a un plazo de diez años) de más de 250 millones de dólares en costes sanitarios.

Sin embargo, teniendo en cuenta que lo habitual es que la forma en la que uno es feliz y productivo es tan variada como individual… a menudo se echa en falta, por parte de las compañías, un esfuerzo para acercarse a la singularidad de sus trabajadores. Muchas veces, se piensa que una mesa de ping pong y un buffet libre proporcionan toda la felicidad necesaria y suficiente. Craso error… pero muy común error. Por ejemplo, James Berkeley, de la consultora británica Ellice Consulting, se muestra totalmente en contra de las reuniones de equipo. También de la idea de que los compañeros de trabajo formen una suerte de familia. Para el consultor Berkeley, la base de la satisfacción laboral está en “unir a un conjunto de individuos para que trabajen juntos de forma productiva”. Así dicho…¿no parece una descripción bastante aproximada de un grupo de remeros en una galera?. 76005_story__workplace-happiness-spotlight

Si vamos al otro lado de la escala, hacia Purple Cubed, una empresa británica especializada en crear ambientes agradables que frenen la rotación laboral dentro de las pymes, su directora Emily Moore apunta que “es importante que los negocios más pequeños se tomen su tiempo en desarrollar acciones (simples y sencillas) que sirvan para reforzar la moral de  sus empleados”. Quizás tampoco sea necesario crear una suerte de hermandad en la que todos los trabajadores se cojan de la mano. Como en todos los grupos humanos, cada uno tendrá más química con unos y menos con los otros. Quizás sea más productivo, positivo y eficaz tener un jefe que te deje salir antes si tienes que ir al médico (o acompañar a un familiar), que los líderes de equipo muestren confianza en el trabajo de sus trabajadores, que el empleado sienta que trabaja con autonomía… Y si a esto añadimos que una empresa muestre interés por los gustos, necesidades y preocupaciones laborales de sus empleados, se puede acabar fomentando un ambiente de equipo, y de trabajo, en el que cada cual se sienta valorado y parte de la empresa para la que trabaja. Muchas veces eso es más importante que un aumento de sueldo (aunque pagar unos salarios dignos, siempre ayuda -y mucho-).

LIDERMAP

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *