Sal del laboratorio y se feliz

Feliz en el trabajo Lidermap¿En qué medida podemos separar nuestra identidad personal (o una visión completa de lo que somos) y laboral? La cuestión de la identidad está ligada a la cuestión del equilibrio entre vida laboral y vida privada. La mayoría de nosotros tenemos una identidad amplia que consta de varios niveles (madre, corredor, escritor, esposa, hija, panadero, músico, …). En realidad, tan sólo existe un tipo de personas que escapan a esta pluricategorización: los científicos.

Un biólogo queda cautivado por su profesión desde el momento mismo en el que descubre su vocación… en algunos casos desde edades muy jóvenes. Esta decisión, en un sentido, les libera de seguir tener que luchar contra la contradicción de pasiones. La investigación se convierte, en sus vidas, en una suerte de alter ego que, constantemente, les arrastra. Eso sí, en una sola dirección.

Para muchos científicos, esta pasión no es, sino, que una frenética carrera por descubrir que nunca acaba, un sentimiento romántico, una sutil compulsión que se apodera de sus vidas. En cualquier otro trabajo, y por lo general, uno se va a dormir y se olvida de todo. A los científicos, a los investigadores, esto no les pasa. Siempre estánworkgroup pensando en el próximo experimento, en que habrá tras la siguiente puerta. Siempre tienen ganas de descubrir lo que pasa a continuación.

Otra fuente de compulsión es el fracaso. Es una paradoja que los científicos, que son, en gran medida, meticulosos y eficaces, optan por una profesión en la que el éxito es poco frecuente (y, cuando se da, suele tardar en llegar). Para los biólogos, dos meses de resultados negativos o no concluyentes son normales. En términos más generales, los descubrimientos a menudo requieren largos períodos de investigación, de trabajo, de sacrificio (después de cuarenta años de trabajo, los físicos han demostrado la existencia del bosón de Higgs). En realidad, los científicos están, a menudo, operativos en dos únicos modos: o bien resolviendo un experimento o recogiendo datos, de manera febril, antes de pasar al siguiente ensayo.

Caucasian businesswoman stretching at desk

Lo normal es que muchos investigadores, sintiendo una sensación general de progreso lento o inadecuado, dediquen más y más tiempo al laboratorio… y se olviden de su vida privada. Conclusión, el ámbito de vida de un científico no suele ser otro que la ciencia, el laboratorio u otros científicos. En este caso, los investigadores que se quedan en el mundo académico son, por lo general, aquellos que no necesitan de otra vida fuera de la ciencia. Sin embargo, este equilibrio sólo es posible cuando no hay elementos ajenos a este mundo (por ejemplo, una pareja o una afición) que rompan este equilibrio. Teniendo en cuenta que este rol, compulsivo y apasionado hacía un único campo de la vida, también se puede dar en personas profesionalmente ajenas al campo científico… ¿Te has preguntado si tu modo de vida y de leer la vida corresponde a este rol?

LIDERMAP

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *